Comunidad de contenidos, empresas y productos de Latinoamérica

¡Beneficios de la ingesta de microorganismos en nuestra salud que probablemente no conocías!


¿Sabes qué son los probióticos, los prebióticos y los alimentos fermentados?¿Sabías que los microorganismos son muy beneficiosos para mantenerte saludable?¡Aprende de forma sencilla los beneficios de introducir estas sustancias en tu alimentación!


¡Beneficios de la ingesta de microorganismos en nuestra salud que probablemente no conocías!


Descripción extendida

¿Qué son los probióticos?

 

Los probióticos son microorganismos vivos, tales como: los lactobacilos y las bifidobacterias, que podemos encontrar en alimentos como: la leche fermentada, los yogures de soja, kéfir, entre otros y también en la forma de suplementos dietéticos y de medicamentos.

 

Después de consumidos, esos microorganismos se dirigen, especialmente, al tracto gastrointestinal y urogenital, estimulando el funcionamiento saludable de esas áreas.

 

El intestino es la principal puerta de entrada de nutrientes en el organismo. Así como éstos son absorbidos por la pared intestinal, lo mismo puede pasar con los agentes nocivos. La función de los probióticos consiste en colonizar y proteger la pared intestinal, evitando que moléculas alergénicas y microorganismos patógenos perjudiquen nuestra salud.

 

Se cree que la presencia de este “ejército de microorganismos” pueden evitar la formación de las moléculas responsables por el desarrollo de cáncer de colon, por ejemplo.

 

Al integrarse en la flora intestinal dejándola en equilibrio, los probióticos auxilian en el trabajo de absorción de los nutrientes como hierro, calcio y vitaminas del complejo B, entre otros. De esta forma, el valor nutritivo y terapéutico de los alimentos aumenta de forma significativa.

 

¿Qué son los Prebióticos?

 

Los Prebióticos son fibras alimentares, no digestibles, que funcionan como alimento para las bacterias intestinales benéficas. Es decir, para los probióticos, favoreciendo su multiplicación y actividad. Es por ello, que es tan importante apostar en esta dupla, para mantener la salud de la flora intestinal.

 

Las fibras prebióticas más conocidas son los fructos – oligosacáridos y la insulina. A pesar de sus nombres complicados, pueden encontrarse fácilmente en alimentos que se encuentran en los supermercados o mercados. Los fructo – oligosacáridos están presentes en alimentos como: las cebollas, los ajos, tomates, bananas, cebada, avena, trigo, miel y cerveza. Por su parte, la insulina se encuentra principalmente en: la raíz de achicoria, ajos, cebollas, espárragos y alcachofas.

 

Más allá de ayudar al sistema inmune, actuando en conjunto con los probióticos, los prebióticos actúan como auxiliares en las funciones intestinales, evitando la obstipación o estreñimiento, y reduciendo la absorción de grasas y azúcares. En el caso de la insulina, investigaciones recientes demuestran, que la misma tiene la capacidad de aumentar la absorción del calcio y del magnesio por parte del organismo.

 

¿Qué son alimentos fermentados?

 

La fermentación es el proceso a través del cual, son producidos algunos de nuestros alimentos básicos primarios. Dicho proceso se basa en la acción de microorganismos, como el fermento y las bacterias, que convierten los azúcares en ácidos y alcohol.

 

La fermentación alcohólica es la responsable de la producción de la cerveza y del vino, mientras que la fermentación del ácido láctico, es la responsable por la producción de productos lácteos alternativos.

 

Los alimentos fermentados incluyen: los quesos, yogures, panes con levadura y de masa agria, salchichas, vinagre, vegetales en pickles; chucrut, kombucha, tempeh, miso y bebidas alcohólicas.

 

Imprescindibles para una buena digestión y la creación de una flora intestinal saludable, los alimentos fermentados existen desde hace muchísimos años y el proceso de fermentación se ha venido transformando, con el transcurrir del tiempo, en un medio de intensificar el sabor de los alimentos, así como de aumentar su valor nutricional, propiedades medicinales y durabilidad.

 

Algunos alimentos hechos a base de microorganismos son los siguientes:

 

Kéfir: Originario del Cáucaso, el kéfir es un probiótico producido a través de la fermentación de la leche (de vaca, cabra u oveja), o de bebidas de soja, coco o arroz.

 

Posee un aspecto semejante al yogur, pero su valor terapéutico nutricional es mucho mayor.

 

Luce como una masa blanca con aspecto similar al de la coliflor, de consistencia gelatinosa, con sabor agridulce y refrescante.

 

El kéfir, puede prepararse en casa, agregando los granos del kéfir a la leche y almancenándolo para iniciar el proceso de fermentación. El proceso dura 24 horas y debe colocarse a una temperatura entre los 18 – 24 °C. Luego de este período de tiempo, la leche debe colarse y a los granos de kéfir pueden agregarsele leche nueva. Este será un proceso, que podrá llevarse a cabo de forma cíclica y por tiempo indefinido.

 

El uso del kéfir puede ser efectivo para combatir algunos problemas digestivos como: diarrea, el síndrome de intestino irritable, infecciones provocadas por diversas bacterias. Además se cree que puede aumentar la densidad ósea, combatir la osteoporosis, ayudar a prevenir las fracturas, aumentar la absorción de calcio de las células de los huesos. Podrá mejorar los síntomas, de asma y alergias y de acuerdo a algunos estudios realizados, puede inhibir la formación de compuestos cancerígenos e inhibir así el crecimiento de tumores.

 

Chucrut o col fermentada: Éste es un plato típico de la gastronomía alemana, hecho con repollo finamente picado y sal y fermentado por las bacterias productoras de ácido láctico que esta legumbre posee. El Chucrut contiene una multiplicidad de aminas biogénicas, que son precursoras de muchos componentes básicos de la vida.

 

Algunos de los beneficios que produce la ingesta del Chucrut en nuestra salud, son los siguientes: mejora la digestión y absorción de nutrientes, protege a nuestros intestinos de la acción de algunos medicamentos (antibióticos), es rico en Vitamina B1, B2 y C, mejora dolencias como la gota, la artritis, etc. Favorece el buen funcionamiento del hígado y del páncreas, mejora nuestro sistema inmunológico.

La mejor forma de poder gozar de todos sus beneficios, será preparándolo en casa.

 

Kombucha: Originario de Asia, consiste en una bebida producida por la fermentación del té negro o verde y azúcar, a través de una asociación simbiótica de bacterias y levaduras. Durante la fermentación las bacterias se multiplican y transforman el azúcar en ácido láctico, que le otorga a la bebida un sabor muy característico. Tal como otros alimentos fermentados probióticos, puede comprarse o prepararse en la casa.

 

Los beneficios de la ingesta del té de Kombucha pueden ser varios, te comentamos algunos: Ayuda a regular el tránsito intestinal, disminuye la inflamación y el dolor de las articulaciones, mejora el aspecto del cabello y de la piel así como la visión, normaliza la presión arterial, disminuye los síntomas premenstruales, funciona como desintoxicante, renovando las energías y el bienestar del cuerpo en general.

 

Tempeh: Es un producto del Sudeste Asiático, con un alto valor proteico y nutritivo, hecho a partir de frijoles de soja, que son pelados, remojados y cocidos. Después se enfrían, inoculan con un hongo (Rhizopus) que propiciará la fermentación del preparado y de esta fermentación resulta una pasta llamada tempeh (con un aspecto muy similar al tofu). Los frijoles de soja se aglutinan entre sí en forma de barras rectangulares compactas y finas, que permanecen cerca de 24 horas en una incubadora. Al final de este proceso, el tempeh, con un sabor peculiar que hace recordar el sabor de las aves o de los peces y con una textura elástica, estará listo para su consumo.

 

100 gramos de tempeh aportan alrededor del 40% de las proteínas que nuestro organismo necesita diariamente. Además, contiene todos los aminoácidos esenciales.

 

Entre los beneficios que podemos contar sobre el consumo del tempeh, están los siguientes: alivia los síntomas típicos de la menopausia y a su vez es capaz de fortalecer los huesos. Ayuda a regular el tránsito intestinal, contiene antibióticos naturales, por lo que aumenta la resistencia de nuestro organismo a las infecciones intestinales. Reduce el riesgo de enfermedades coronarias, previene distintos tipos de cáncer, especialmente los del tracto digestivo y regula los niveles de azúcar en la sangre.

 

Si nunca has ingerido estos alimentos y deseas comenzar a hacerlo, consúltalo con tu médico de confianza.

 

 

Fuente:

 

Natursan

Biología Médica

 


Advertencias o recomendaciones

¡Cuéntanos si te ha gustado este artículo! ¡Compártelo con tus amigos y dale “Me Gusta”!

 

Tal vez te interese leer sobre: Una buena nutrición para una vida mejor

 

Adipiscor.com no da asesoramiento médico y recomienda consultar a un especialista antes de probar tratamientos alternativos para cualquier enfermedad. Este sitio sólo busca compartir información que pueda ayudar de manera general a las personas.






Comentarios
Comentarios en Facebook

Publicidad

Contenido relacionado









Más del autor







Ver más

Preguntas Relacionadas







Ayuda