Comunidad de contenidos, empresas y productos de Latinoamérica

La Potencia del Propósito


Poner en claro mi propósito a través de la verbalización, le imprime fuerza y dirección al logro de mis proyectos.


La Potencia del Propósito


Descripción extendida

Un día Alicia llegó a una bifurcación en el camino y vio un gato de Chesire en un árbol. ¿Qué camino tomo? preguntó ella. ¿A dónde quieres ir?, fue su respuesta. No lo sé, contestó Alicia. Entonces, dijo el gato, no importa.

Lewis Carrol

 

Hoy quiero invitarlos a observar conscientemente el propósito que tenemos cuando emprendemos acciones, específicamente las que tienen como fin nuestra necesidad de que algo importante para nosotros funcione mejor.

 

Yo creo que estamos de acuerdo en que es muy diferente decir “voy a hacer esto porque mi intención es esta” a decir “voy a hacer esto a ver qué pasa”. El ejemplo que se me ocurre compartirles es reciente: en dos ocasiones intenté comenzar esta reflexión y desistí porque al comenzar a escribir las ideas no me parecían con sentido. En esas dos ocasiones había pensado: ”quiero escribir sobre la potencia del propósito”. En cambio hoy desperté con esta idea: quiero compartir con quienes lean mi reflexión, que hay una diferencia importante en el logro de los objetivos cuando los verbalizamos y nos hacemos conscientes de lo que queremos lograr”.

 

Otro ejemplo que me parece clarifica el concepto es este: Una cosa es sentarme a meditar porque conozco sus beneficios, y otra es decirme: “me voy a sentar a meditar porque quiero aquietar mi mente y disfrutar de la atención plena que voy a lograr. Terminando el proceso me voy a sentir relajada y serena”.

 

Una aplicación útil de esta intencionalidad o propósito, la podemos ver en las relaciones con quienes son importantes para nosotros. Podemos enriquecerlas si en lugar de solo interactuar siguiendo la cotidianidad, nos decimos: “para mi es importante atender las necesidades de esta persona porque quiero cultivar una relación significativa con ella”.

 

Y en educación esta postura aporta la diferencia: una cosa es decir “voy a asistir a esta plática a ver qué tal” y otra “voy a asistir a esta plática porque quiero entender mejor tal tema para ponerlo en práctica en mi trabajo o en mis relaciones”.

 

En conclusión, el mensaje es: dirijamos nuestra intención de manera consciente a través de nuestro diálogo interno, a la razón específica que nos lleva a las acciones que estamos tomando. Hagámoslo con claridad, con la convicción de que vamos por el objetivo. Posiblemente no logremos el 100% de los resultados esperados, pero sí creo que con  esa claridad en la intención le vamos a imprimir fuerza y dirección al resultado.

 

 

 

 


Advertencias o recomendaciones

Poner en práctica esta idea hoy, me permitió transmitirles esta reflexión que espero les sea de utilidad. Es algo más relacionado con lo que pasa dentro de cada uno de nosotros, que con las situaciones externas. ¿Qué opinan? Los invito a ponerla en práctica la próxima vez que vayan a iniciar una conversación difícil, que vayan a plantear o vender una idea, que inicien un tratamiento, que comiencen a enfrentar un reto, o que se sientan inquietos frente a una situación.






Comentarios
Comentarios en Facebook
Cristina   enviado el 07/03/2017
Gracias Amparo por este consejo, el poder de la palabra es importante para alcanzar nuestros objetivos y el poder del propósito viene dado también por las palabras.

Amparo Cuervo   enviado el 07/03/2017
Gracias Cristi, excelente síntesis

Ayuda