Comunidad de contenidos, empresas y productos de Latinoamérica

¡Pierde peso con el desayuno!


¡Desayunar es importante! Lo que desayunas lo es mucho más, si te encuentras en la necesidad de perder peso. Sigue estos consejos y adelgaza sin pasar hambre.


¡Pierde peso con el desayuno!


Descripción extendida

Muchas veces, para perder peso, existen personas que dejan de comer el desayuno, lo cual no viene siendo una decisión muy inteligente, ya que ésta es la comida más importante del día. Si eres una de esas personas que omite el desayuno para perder peso, debes saber qué:

  • Aunque no lo parezca, el cuerpo está todo el tiempo consumiendo calorías, aún cuando estamos dormidos. En esta fase, nuestro cuerpo aprovecha para llevar a cabo funciones, tales como: regenerar tejidos, liberar hormonas y una serie de funciones metabólicas que necesitan un gasto energético. Estas calorías que tu cuerpo utiliza durante la noche, no se reponen sino después de un largo ayuno, que no debe prolongarse más de lo normal y es por eso que debes desayunar.

  • Tras un largo ayuno, el cuerpo necesita arrancar sus funciones metabólicas de forma adecuada. Si te saltas el desayuno, tu organismo no echa andar los mecanismos naturales, pero si envía una señal de alerta porque supone que hay hambruna y eso lo somete a estrés. En esta fase, el metabolismo se ralentiza y comienza a almacenar calorías en forma de grasa y a obtener energía de sustancias de las que no debería, como lo es la masa muscular. Entonces, en lugar de sentirnos bien, comenzaremos a tener síntomas como: dolor de cabeza, cansancio, estreñimiento, mal humor, desnutrición, sueño, etc.

  • Si practicas ejercicio por las mañanas, necesariamente, debes comer algo ligero antes. No puedes exigirle a tu cuerpo usar más energía, sin antes suministrarle las calorías necesarias para lograr que funcione de forma óptima.

 

Ahora bien, comer cualquier cosa en el desayuno tampoco es bueno, si tu objetivo es bajar de peso o si quieres mantenerte saludable y que tu cuerpo funcione de forma óptima, sigue los siguientes consejos:

1.- Privilegia el consumo de proteínas antes que el de carbohidratos. Un consumo elevado de proteínas en el desayuno, estimula la secreción de una hormona señalizadora de saciedad muy potente como lo es la hormona intestinal péptido YY. Se reducirá tu apetito y comerás menos el resto del día.

2.- Ten preferencia por los carbohidratos de “liberación lenta” a los carbohidratos refinados. Si bien, ellos te aportarán la energía para que tu cuerpo funcione, la sensación de hambre y ansiedad, será mucho más tardía si das preferencia a los primeros que a los segundos.

Entre los carbohidratos de “liberación lenta”, podrás encontrar: pan de cereales integrales, pan de centeno, yogurt, frutos secos, quinoa, etc. Mientras que en los carbohidratos refinados: azúcar, miel, bebidas carbonatadas, dulces, chocolates, pan francés, jugos, cereales, etc.

Si consumes harina de avena o salvado de cereales, tres horas antes de hacer ejercicios tendrás una ayuda extra para quemar grasa. Y es que consumir carbohidratos de “liberación lenta”, evitará que los niveles de insulina se disparen, lo cual es importante, ya que esta hormona le indica al cuerpo cuándo almacenar o cuándo quemar grasa.

3.- Sustituye los jugos por las frutas. Esto porque los jugos tiene un alto contenido de azúcar que no favorece en nada tus intenciones de bajar de peso y elimina las propiedades naturales de la fruta. Es por ello que, lo más recomendable, será sustituirlos por raciones de frutas frescas.

4.- Evita los desayunos con cereales, galletas, jugos u otras comidas simples. Muchas veces contienen gran cantidad de azúcares perniciosos, sustituyelos por cereales naturales como la granola o la avena. Podrás acompañarlas de frutos secos y frutas. La cantidad sugerida para el desayuno es de 350 calorías aproximadamente y podrás obtenerla también de: huevos revueltos, un poco de jamón y una taza de café con leche.

5.- Queso Crema vs Mantequilla: Si eres de los que le encanta comer unas buenas tostadas con mantequilla, deberías sustituirlas por un poco de queso crema, ya que éste contiene la mitad de las calorías que aquella. También puedes usar el aceite de oliva o la mantequilla de maní sin azúcar, ya que ésta última goza de un gran contenido proteico.

6.- Avena: Aunque muy poco apetecible, la avena sería otro alimento que deberías integrar en tu desayuno, ya que te ayudará a sentirte saciado por una mayor cantidad de tiempo y posee un alto contenido en fibra.

7.- Elimina el azúcar de tu desayuno y sustituye los alimentos que contienen gran cantidad de ésta, por otros con menor cantidad. Evita las mermeladas por un tiempo y sustituyelas por embutidos como el jamón de pavo o serrano que cuentan con menos calorías.

8.- Yogurt: Si te gusta acompañar tus cereales naturales con el yogurt, escoge los naturales, que suelen tener menos cantidad de azúcar que los saborizados o prepara tu propio yogurt casero.

 

Las personas que toman su desayuno tienen mayor capacidad de concentración y rinden más a lo largo del día. No tendrás ataques de ansiedad entre las comidas y tenderás a mantener tu peso estable, ya que consumirás menos calorías durante el día. Debes asegurarte que el desayuno que consumes, te proporcione el 25 % de las calorías totales diarias.

 

 

Fuente:

PulevaSalud

 


Advertencias o recomendaciones

 

¿Te ha sido de utilidad este artículo?¡Si te ha gustado, compártelo con tus amigos y dale “Me Gusta”!






Comentarios
Comentarios en Facebook

Publicidad

Contenido relacionado









Más del autor







Ver más

Preguntas Relacionadas







Ayuda