En la inauguración, de las clases de actuación de verano, los profesores/directores de teatro: Federico Herrero y Nicolás Francisco Herrero, dictaron una conferencia, en el:Teatro Escuela Central, de ciudad de Buenos Aires.

 

A continuación algunos conceptos de la conferencia citada, desde mi punto de vista.
 
Federico Herrero y actuación en dimensiones múltiples.
 
Federico Herrero, afirma, en el arte del actor, debe luchar contra la representación y de la imitación. El teatro busca una nueva concepción del mundo, que estaría más cerca de lo real, y menos encerrada en la representación.
 
Nicolás Francisco Herrero en un instante de su clases comenta: el teatro es un ejercicio sobre la apariencia, que juega con lo falso: el actor es algo distinto de él mismo.
 
El arte del teatro en términos reales lo descubrí con Federico Herrero
 
Federico Herrero en la primera parte del discurso define al teatro, como el espacio donde se hace visible lo invisible, lo que está contenido en nuestros más profundos pensamientos, lo oculto en nuestro ser.
 
El receptor transforma la información y le da nuevos sentidos.
 
Federico Herrero, en sus casi 45 años de actividad como director ha tenido una coherencia y un permanente compromiso social en el ejercicio de su actividad, y como maestro una constante actualización de su arte.
 
Federico Herrero, afirma: el teatro se encuentra en el interrogante sobre las formas de la realidad, incluida la distinción entre ficción y realidad.
 
Es el actor que construye nuevas realidades, a partir de las actuales, el teatro crea futuros escenarios de vida.
 
Este interrogante es una de las razones, también la necesidad de filosofía y teatro, y cuando hablo de filosofía, aclara Federico Herrero, es simplemente pensar la actividad teatral.
 
Federico Herrero, afirma: el arte dramático es un recurso más entre otros para intervenir en lo real, que existe legítimamente para fortalecer la potencia del espíritu sobre la materia y la afición de la voluntad.
 
En al arte de la actuación existe una suerte de triunfo de la apariencia.
 
Y si la cuestión sobre la que trata el arte dramático es la verdad, o la cuestión de la realidad contra la apariencia, allí hay esencialmente un desafío del teatro.
 
El teatro le propone nuevos interrogantes a la realidad, porque pone en relación directamente dos términos que la filosofía siempre separó de alguna manera, y es en ese sentido que es una situación filosófica.
 
El arte de la actuación o debe ser teatro una imitación de las pasiones y sentimientos, el actor debe generarlas con verdad.
 
El teatro siempre debe estar en relación con la realidad, en particular a los aspectos no visibles de ella.
Debe aproximarse más a las realidades invisibles, ser un teatro documental, aunque sea ficción.
 
Hace unos años, Federico Herrero, me hizo el siguiente comentario: el tema es que no sabemos qué es realidad, o sea que el teatro se plantea como una interrogación sobre la realidad misma, esta es una cuestión muy importante para el teatro, a la que yo llamaría: la cuestión de los nuevos contenidos y formas de la realidad.
  • Argentina