Las clases están por comenzar, lo cual implica realizar tareas que exigen mucha dedicación, materiales, tiempo dinero, pero especialmente planificación y organización. ¿Qué te parecería un regreso a clases más amigable con el ambiente? Te contamos algunos tips infalibles para cumplir con este objetivo.

 

¿Qué es ser amigables con el medio ambiente?

Ser amigables con el medio ambiente adquiere cada vez mayor relevancia en los tiempos actuales y significa vivir con intención. La intención de no crearle más daño al planeta y prevenir que éste se produzca, mejorando nuestra interacción con el ambiente.

Ser amigable con el ambiente va mucho más allá de una idea, debe traducirse en prácticas reales y diarias que permitan cambiar el propósito del cómo vivimos en este planeta.

Para ayudar al ambiente podemos ahorrar en electricidad, agua, caminar más en lugar de usar los transportes públicos o nuestro carro, no echar la basura en donde quiera sino en los lugares destinados para ello, pero también implica cambiar la forma en como consumimos las cosas.

Por lo tanto, en esta vuelta a clases aplicar lo de reciclar y reutilizar, son dos actividades que deben estar más presentes que nunca y qué mejor que hacerlo que sacando el máximo provecho de lo que tenemos en casa.

Un regreso a clases más amigable con el ambiente desde el punto de vista escolar, significa que debemos aprovechar todos aquellos materiales que nos han quedado del año anterior y que podemos volver a usar, bien sea reciclándolos o reutilizándolos, con esto no solo estaremos ayudando al ambiente, sino también a nuestra cartera.

¿Cómo hacer para ser más amigables con el ambiente y evitar gastar en lo que no es necesario hacerlo?

10 Tips para una vuelta a clases más amigable con el planeta

1.- Antes de lanzarte a comprar todo nuevo, primero dedica un tiempo a revisar cuáles son las cosas que puedes reutilizar.

Es muy común que parte del material que fue usado el año anterior, todavía se encuentre en buen estado (reglas, cartucheras, mochilas, lápices, colores, borradores, entre otros), serán materiales que podrás reutilizar y que te permitirán ahorrar, pues no tendrás que gastar en algo innecesario.

En el caso de que, si sea necesario comprar artículos nuevos, opta por los que son reutilizables, tales como: lápices mecánicos o bolígrafos recargables o con repuesto, así como por los cuadernos de hojas reciclables.  Asimismo, no los compres a granel, pues generalmente son hechos con productos químicos y plásticos que no son amigables con el ambiente.

2.- Si están bien los materiales, ¿por qué no optar simplemente por cambiar su apariencia?

Sabemos que a tu hijo le gusta lucir cosas diferentes todos los años, pero si estos materiales aún se encuentran en buen estado, por qué no aprovecharlos cambiando solo su apariencia, para hacerlos lucir diferentes.

En tal sentido podrás cambiar el visual de la mochila colocándole unos motivos interesantes, forrar los cuadernos o libros de un color diferente o páginas de revistas, coserle o pegarle nuevos bordados al portalápiz.

Hacer esto, te otorgará una gran oportunidad para enseñarle a tu hijo a hacer trabajos manuales y les estarás inculcando la importancia de reutilizar, en lugar de echar todo a la basura para comprar artículos nuevos.

regreso a clases amigable con el ambiente

3.- Vende aquello que ya no necesitas y compra o intercambia artículos de segunda mano.

Comprar o intercambiar material de segunda mano, no solo te permitirá ahorrar dinero, sino que también evitará que acumules en casa cosas por la constante producción y compra de objetos nuevos, que luego se convertirán en artículos que generarán basura.

Cada vez que puedas opta por objetos usados, como lo son: libros, artículos deportivos, instrumentos musicales, ropa, máquinas calculadoras.

Si cuentas con materiales nuevos o en buen estado, pero que ya no necesitas, véndelos o dónalos.

4.- No compres libros nuevos que tus hijos solo necesitarán para hacer un trabajo puntual.

En este caso, podrás recurrir a la biblioteca, ya sean las tradicionales o las virtuales.

5.- Si es posible, usa la bicicleta para llevar a tu hijo al colegio y deja el carro en casa solo para traslados de larga distancia.

Si la escuela queda muy cerca de donde vives, también podrás caminar un poco. Si esto no es posible, siempre podrás optar por el transporte público.

Al trasladarte a la escuela utilizando la bicicleta o yendo a pie, tú y tu hijo estarán aprovechando el momento para ejercitarse y estarán ayudando al medio ambiente, al no contaminarlo con el humo de los carros.

6.- Adquiere productos nacionales o de origen local, reduce el consumo de carne y dale preferencia a la buena calidad de los alimentos.

Para ello comienza por buscar productos orgánicos o agroecológicos que estén más cerca de tu domicilio, tómate unos minutos para comprar con conciencia, pensando qué le darás a tu cuerpo y a tu familia, así como cuál será tu contribución para el agua, la tierra y el agua gracias a los cuales podemos vivir.

7.- Haz que tu hijo lleve la comida en envases que pueda reutilizar varias veces.

En lugar de utilizar bolsas de plástico o papel, vigila que tu hijo lleve sus alimentos en un envase que pueda usar varias veces, lo mismo para el termo en donde transporta el agua que consume.

8.- Guarda empaques, cartones de huevos y otros artículos para los proyectos de arte o manualidades. Busca también reutilizar papel para sus trabajos escolares.

9.- Cuando tengas que comprar algo, opta por los artículos que vienen con un mínimo de empaque y no compres o minimiza la compra de artículos de plástico.

10.- Reduce la huella de carbono pasando más tiempo en el exterior que en interior.

Aprovecha esta época para alejar a tu hijo de la televisión y de los equipos electrónicos. Aconseja a tu hijo que haga actividades al aire libre o que practique algún deporte.

“Reutiliza y recicla para proteger al medio ambiente y ahorrar en recursos”. Después de todo, este es el único lugar que tenemos para vivir, por lo cual debemos cuidarlo al máximo.

Fuente:

Gamhira

Gobierno de México

  • :

    ¿Qué te han parecido estos tips para tener un regreso a clases amigable con el ambiente? ¿Ya los estás aplicando? ¿Sabes algún otro consejo que nos pueda ayudar a cuidar nuestro planeta? Déjanos tus comentarios.

    Comparte este contenido para que otros puedan tener un regreso sustentable a clases. Con la ayuda de todos, podemos hacer de nuestro planeta un lugar mejor para vivir.

    También te puede interesar leer:

    ¿Cómo reciclar?

    Regreso a clases sin tropiezos: Guía para padres

    ¿Cómo superar el cambio de colegio?

     

  • : Ecuador