Si quieres tomar mejores decisiones cuando piensas en adquirir una pieza de ropa, deseas ahorrar más y te interesa romper el ciclo dañino del mundo de la moda, presta mucha atención a estos importantes consejos para tener un guardarropa más amigable con el planeta.

 

En una era en donde el consumismo se encuentra extendido y en la cual nuestro planeta se encuentra cada vez más destruido, en donde el mundo de la moda es uno de los grandes responsables, con más de 92 millones de producción de toneladas de basura al año, el pensar en la forma de poner nuestro granito de arena para intentar mejorar la situación es obligatorio.

Teniendo en cuenta que solo el 20% de las piezas de ropa desechadas son reutilizables, que entre el 15 % al 30 % de todo el plástico que contamina los océanos hoy es microplástico y que este proviene en un 35 % del lavado de telas sintéticas, que se necesitan 2.700 litros de agua para hacer una camiseta, surge la necesidad de crear conciencia y comenzar a poner de nuestra parte para intentar reducir esos números.

Una de las soluciones es concientizar y cambiar la forma en la que compras tu ropa, optando por alternativas más sostenibles.

“Lo que está de moda ya no es solo seguir las tendencias, sino hacer del estilo personal una tendencia”.

En consecuencia, y dado que depende de todos salvar al planeta, hemos preparado para ti unos consejos para contar con un guardarropa más sostenible, que además de hacerte lucir bella, te hará sentir con la enorme satisfacción del deber cumplido.

10 consejos para crear un guardarropa más sostenible

1.- Crea un nuevo vínculo con tu ropa.

Es importante que comiences a valorar todo el recorrido y proceso que cada pieza de ropa sufre hasta llegar a tu armario. Hacer esto te permitirá apreciarla y cuidarla más.

Aprende que la moda puedes hacerla tú, con la ropa que ya tienes en tu clóset.

2.- Analiza tu guardarropa.

Abre tu armario y revisa la ropa con la que cuentas, haz una lista de las piezas que necesitas comprar y pon de lado lo que puedes regalar, vender o donar.

3.- Aplica la regla menos, es más y elige bien.

Es mejor hacer un esfuerzo y comprar ropa de buena calidad, que sabes que te durará mucho tiempo, a comprar grandes cantidades de ropa de mala calidad que no tendrán un ciclo de vida mayor a 6 meses, cuando el promedio de vida útil de una prenda es de 3 años.

Para asegurarte de que la pieza de ropa que estás comprando es de buena calidad, mírala a contraluz y presta atención si hay hilos sueltos o espacios entre las puntadas, la existencia de estas señales indicará que es de mala calidad.

Ten en cuenta, además, que las telas sintéticas pueden ser más económicas, pero también duran menos.

4.- A la hora de comprar elige lo atemporal.

Si hiciste tu lista de piezas de ropa que necesitas comprar, opta por elegir lo atemporal. Es decir, que las prendas que escogiste no se encuentren atadas a un estilo determinado. Además, asegúrate de que te gusten, te queden bien y que puedas combinarlas con las otras prendas que ya tienes en tu armario.

5.- Presta a tu ropa el cuidado que se merece.

El cuidado durante el lavado de las prendas es esencial para que no se desgasten más rápido de lo que sería esperado.

Si deseas que el ciclo de vida de tu ropa sea mayor, entonces lee las instrucciones de las etiquetas para enterarte de cómo podrías prestarles un mejor cuidado.

Lava las prendas delicadas a mano y opta por productos que no sean tan abrasivos y más naturales, para así poder conservarlas por más tiempo.

Si cuidas tu ropa, no necesitarás gastar más, con tanta frecuencia, para comprar ropa nueva.

consejos para crear un guardarropa sostenible

6.- Aplica tu creatividad y recicla.

No te deshagas de una prenda de ropa por el hecho de que tiene un pequeño agujero o ha perdido un botón, piensa primero si puedes arreglarla, modificarla, o transformarla en algo diferente.

7.- Dales prioridad a las compras de segunda mano.

Deja de comprar ropa nueva y de alimentar a una industria nociva. Las compras en tiendas de segunda mano podrán permitirte ahorrar un 80% en comparación con las tiendas tradicionales.

De igual forma, si tienes ropa que ya no usas y que se encuentra en buen estado, piensa en venderla o donarla.

8.- Apuesta por un armario-cápsula y simplifica tu vida.

La idea principal de contar con un armario-cápsula es tener un número limitado de piezas para cada temporada, que permitan a su vez numerosas combinaciones diferentes entre sí.

Esto no solo se convertirá en un desafío para tu creatividad, sino que te obligará a usar todas las prendas de vestir que tienes guardadas en tu armario.

En otras palabras, significa decirle adiós a ese pantalón que nunca usas y una forma más funcional de ver la moda.

9.- Otorga preferencia a la ropa confeccionada con materiales reciclados.

Hoy en día es posible ver el desarrollo de una tendencia hacia la ropa sostenible hecha con materiales reciclados, tales como el poliéster o la lana. Lo que significa que son piezas que surgen a partir de otras para de esta forma evitar el desperdicio.

Por lo tanto, si necesitas comprar ropa y lo que has visto en las tiendas de segunda mano no te complace, podrás optar también por invertir en piezas recicladas para crear un guardarropa con piezas más ecológica.

10.- Aprende más sobre las marcas que utilizas.

Intenta informarte sobre el proceso de confección de la ropa a la que das preferencia, si hacen uso de mano de obra esclava, si utilizan materiales sostenibles, si se preocupan por el comercio justo o valoran la mano de obra local.

Otorga preferencia a aquellas marcas que producen ropa sostenible, que no tienen problemas medioambientales y que son justas en su cadena de producción.

Queda de parte de cada uno de nosotros establecer la diferencia en un mundo de recursos limitados. Ha llegado el momento de decir NO a una moda fugaz y desechable.

Fuente:

Believe.Earth 

El Comercio Perú