El Páramo, Imán para nuevos Proyectos

///El Páramo, Imán para nuevos Proyectos

El Páramo, Imán para nuevos Proyectos

Por | 2018-09-06T11:42:55+00:00 abril 10, 2015|Ambiente y Ecología, Conservación|Sin comentarios
El mes pasado se lanzó un nuevo proyecto regional para la conservación de los páramos entre Colombia, Ecuador y Perú[1]. Este es el capítulo más reciente de una historia de éxitos en cuanto a gestión de páramos.

 

Quienes me conocen, saben que esto me alegra muchísimo porque soy un apasionado de este ecosistema y personalmente he colaborado con varias iniciativas para su conservación. No obstante, también llamaría la atención el hecho de que desde hace unos 15 años hay un constante aumento de programas que tienen el buen manejo del páramo y el bienestar de sus habitantes como objetivo. Intentaré identificar algunos factores que explican esta capacidad del páramo como fundraiser.

En primer lugar, el páramo es un paisaje que forma claramente un ejemplo de intereses diferentes que se pueden complementar. El páramo tiene una biodiversidad singular, y es de interés global protegerla. Está habitado por una población con una alta diversidad social y cultural, pero de bajos recursos económicos y tecnológicos y por esto, es de interés nacional brindar oportunidades de desarrollo sostenible a estas personas. Finalmente, es un paisaje clave en la regulación hídrica y por esto levanta todo el interés local para manejar sus servicios ecosistémicos. Esta combinación de intereses biológicos, sociales, políticos, económicos y éticos, de pronto no fue tan reconocida hace unas décadas y la cooperación internacional se enfocaba más en bosques y otros ecosistemas tropicales. Sin embargo, cuando los resultados de estudios científicos demostraron los diferentes valores del páramo y cuando varias personas lograron poner este conocimiento al servicio de la población, originó el reconocimiento del páramo como uno de los paisajes más estratégicos que merece atención colectiva y continua.

Otro aspecto que ha llevado a aumentar la atención para el páramo, y por ende fue un catalizador para que haya cada vez más proyectos, es su nivel de amenaza. Especialmente el reconocimiento de la alta vulnerabilidad de la alta montaña tropical ante los efectos del cambio climático ha generado varias iniciativas que tratan de mitigar estos efectos o de apoyar la adaptación del ecosistema y las comunidades humanas. Sin embargo, la enorme preocupación que generó el aumento de la minería en páramo, y la reacción masiva de la población preocupada por sus fuentes de agua, alertó amplios sectores de la sociedad, más allá que la "clásica" familia de conservación y desarrollo sostenible. Esto ha dado lugar a que tanto la cooperación internacional como agencias nacionales inviertan en apoyar a la buena gobernanza del páramo, y evitar conflictos en el futuro.

Un tercer factor, y de pronto el principal, es el mismo éxito de los proyectos en el pasado y la constancia de sus promotores. Desde que se gestionaron los primeros proyectos para la conservación de los páramos a nivel internacional (en 2001 y 2002), ha sido siempre el mismo grupo de organizaciones que de forma colaborativa promocionó los proyectos. La composición y liderazgo de este grupo variaba con cada proyecto dependiendo del donante, el énfasis geográfico o la experticia particular requerida, pero con contadas excepciones no han existido conflictos sobre la dominancia o la distribución de responsabilidades. Este espíritu de colaboración ha sido clave para el éxito de una serie de proyectos regionales y sé de primera mano, que esto ha dado confianza a los diferentes donantes. Así es que después de los donantes "pioneros"  (Holanda y GEF) vino toda una serie de otros (Fundación Moore, USAID, Suiza, Finlandia, España y ahora la Unión Europea) para aprovechar este ambiente institucional positivo, de buena colaboración y con capacidad de lograr un impacto positivo.

Espero que este breve análisis explique el porque un paisaje como el páramo ha sido un imán para nuevos proyectos con el propósito de su conservación. Si bien el páramo es único, hay otros paisajes que tienen oportunidades similares y ojalá las lecciones parameras sirvan para motivar el desarrollo de iniciativas similares en bosques andinos, humedales, bosques secos, manglares…. mejor dicho: cualquier paisaje que pueda beneficiarse de la colaboración regional andina. Mientras tanto, aunque el páramo disfruta hoy de mucha atención, sus amenazas siguenaumentando; por ello es necesario mas proyectos de conservación. Si llueven proyectos en los páramos de esta forma, ¡que no escampe!

Acerca del autor:

Biólogo Holandés, especialista en Páramo. Con amplia trayectoria y experiencia en el tema ambiental en América Latina. Amante de las Montañas, la conservación, el ciclismo y actividades al aire libre.

Deja tu comentario

Contactos

Si quieres ponerte en contacto con el equipo de Adipiscor envíanos un email a servicio.al.cliente@adipiscor.com También puedes ingresar a la página de Contactos y rellenar el formulario.